FEDEPE contra la Violencia de Género

Jueves, 27 Agosto 2015 12:25

Madrid, 27 Agosto de 2015.- Cerramos el verano 2015 como uno de los periodos m√°s dolorosos y tristes de los √ļltimos tiempos en materia de Violencia de G√©nero. Ha sido una temporada negra y cruel para las mujeres en Espa√Īa.

Es esta situaci√≥n de violencia que sufren las mujeres la que nos exige avanzar en el cumplimiento del convenio de Estambul, ratificado por Espa√Īa y que aborda de manera integral la violencia contra las mujeres. Exige avanzar hacia un gran acuerdo por una sociedad segura y libre de violencia que implique a toda la sociedad, a los poderes p√ļblicos para unir fuerzas y actuar en todos los √°mbitos.

Por estas razones, desde FEDEPE ante la violencia no podemos permanecer impasibles, la igualdad para nosotras es fundamental, y la violencia de g√©nero no nos permite ser plenamente sujetos de derechos de ciudadan√≠a. Por ello hay que reforzar nuestras voces y nos sumamos a la condena total de los cr√≠menes machistas que aumentan la fatal realidad num√©rica que se incrementa d√≠a a d√≠a con 25 asesinatos computados oficialmente y enmarcados en la Violencia de G√©nero por el Ministerio y 8 casos m√°s pendientes de investigaci√≥n en estos 8 primeros meses del a√Īo.

La violencia psicológica y física hacia las mujeres por parte de sus parejas o ex parejas es la punta del iceberg y la expresión más cruel de una sociedad desigual y patriarcal. El trabajo de las organizaciones sociales, entre ellas FEDEPE, que trabajamos en el ámbito de la defensa del liderazgo femenino en el entorno profesional y laboral no puede estar ajeno a esta realidad y debe colaborar a que no se produzca un caso más de violencia.

Acabar con las estructuras, roles y discriminaciones económicas machistas y sexistas es clave para alcanzar una sociedad con igualdad de oportunidades para las mujeres y en la que poder desarrollar relaciones afectivas libres, sanas y justas.

Sólo desde el firme compromiso de todas las entidades, instituciones, organizaciones, y también a título personal, se podrá avanzar en la erradicación de toda forma de violencia hacia las mujeres. Por este motivo, FEDEPE suscribió en julio de 2013 el convenio con la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género 'Empresas por una sociedad libre de Violencia de Género'.

Conscientes de que atajar la violencia machista requiere un trabajo transversal, multidisciplinar y plural queremos manifestar, como representantes de mujeres empresarias y directivas, nuestra firme repulsa a estos asesinatos, al mismo tiempo que expresamos nuestra preocupaci√≥n por la falta de conocimiento y concienciaci√≥n de algunos medios de comunicaci√≥n en el tratamiento informativo de la violencia contra las mujeres: no identificando el origen machista de los cr√≠menes -hablando de violencia intrafamiliar, dom√©stica o cr√≠menes pasionales-, suavizando la crueldad de los asesinatos en los titulares con el uso del reflexivo -"muere una mujer" o categorizando de violencia dom√©stica los homicidios de hijos e hijas, cuando estos parricidios, (al menos 6 menores este verano 2015) son v√≠ctimas tambi√©n de la Violencia de G√©nero y fruto de la utilizaci√≥n que efect√ļan algunos progenitores sobre sus hijos. Es necesario ampliar la protecci√≥n a los menores y realizar una reflexi√≥n sobre la pertinencia de otorgar permisos de visitas y custodias a quien es un maltratador ante el potencial peligro para los ni√Īos y ni√Īas, como venimos viendo.

Del mismo modo, nos parece relevante remarcar la injusta responsabilidad que se atribuye a las mujeres víctimas de Violencia de Género cuando éstas no han presentado denuncia previa o la humanización que se realiza de los asesinos, argumentando el episodio como acceso de locura o enajenación el homicidio de sus parejas aunque las pruebas evidencien en muchas ocasiones la premeditación de tales crímenes. Es preciso poner el foco sobre el maltratador y/o asesino ejerciendo tolerancia cero ante toda actitud machista, germen de la Violencia de Género.

Por todo ello, apelamos a instituciones y administraciones a liderar un proceso social para actualizar mecanismos, protocolos y programas educativos orientados a poner punto final a la violencia contra las mujeres desde todos los √°mbitos y sectores, p√ļblicos y privados.

Ni una víctima más por violencia machista.